MIA and HCF campaign reach Xela

Vía revista www.entremundos.org

Hombres Contra Feminicidio

Todas las semanas leemos noticias en los periódicos de Guatemala acerca de mujeres que son asesinadas, sus cuerpos son encontrados desnudos en botaderos, a oriallas de ríos y en las aceras, con marcas visibles de tortura y violación sexual. Menos de 2% de estos crimenes son investigados y llevados a los tribunales de justicia, lo que constantemente nos deja con la duda que quienes cometen estos crimenes.

Hay dos cosas que si sabemos: que los mayoría son perpetrados por hombres, y que estos tienen mucho odío contra las mujeres. La frecuencia con que estas mujeres son asesinadas con crueldad y violadas, ha llevado al uso del termino “feminicido” para identificar este fenómeno. También es cierto que los hombres también están siendo asesinados con una frecuencia de más de 10 veces mayor que las mujeres.

La gran mayoría de asesinatos de hombres se llevan a cabo al estilo de pandillas: una o dos balas en la cabeza o un cuchillo al corazón. Estos crimenes se le atribuyen al contrabando, en su mayoría extorsiones o trafico de drogas, mientras que los crimenes contra las mujeres parece que son motivados por el odio.

“Feminicidio” tiene dos partes. Una es el patrón de crimenes violentos contra las mujeres, asesinatos, violaciones sexuales y abuso. La otra parte es el rol del gobierno y sus instituciones; la falta de leyes o la falta se aplicación de las leyes que permite que la violencia continue. En Guatemala, hay leyes que prohibenel asesinato y violación. El Congreso de la República pasó la Ley Contra Feminicidio en el 2008, pero el sistema de justicia no ha sido efectivo en investigar y perseguir los crimenes. Además, la policía es constantemente criticada por la falta de sensibilidad a la hora de intervenir en estos crimenes.

Cuando a una mujer se le pregunta “¿qué hacía afuera tan tarde?” o “¿a caso no sabía que la forma en que se viste hace a los hombres pensar que está disponible sexualmente?” esto hace que la victima piense que es su propia culpa el que el crimen haya sido cometido.

El feminicidio es constantemente presentado como un “problema de las mujeres.” Ciertamente afecta profundamente a las mujeres pero para poder eliminar el problema, necesitamos entender y reparar sus raíces, que no incluyen el estar hasta tarde en la calle o vestirse provocador. La raíz del problema esta en las personas que cometen los crimenes: los hombres. La gran mayoría de articulos sobre derechos de la mujer son escritos por mujeres. Mi maravillosa esposa me introdujo al trabajo escrito por un hombre: La Paradoja del Macho, por Jackson Katz y que lleva como subtitulo la frase: “Por qué algunos hombres hieren a las mujeres y como todos los hombres pueden ayudar.” Katz hace la observación que los crimenes contra las mujeres no son solo un problema de ellas, sino que todos los hombres tienen que actuar para terminar de una vez por todas con ese ciclo de violencia contra las mujeres.

Existe en nuestra sociedad una cultura de desprecio contra las mujeres que crea un ambiente de odio que es tolerado y que hace que la violencia contra las mujeres sea visto como algo normal. El hombre promedio, cuando se le explica que tiene una responsabilidad de terminar con la violencia contra la mujer a través de sus propias acciones dice algo así como: “está bien, no voy a cometer actos de violencia sexual contra las mujeres.” Pero nuestras acciones individuales tienen que ir más allá de lo anterior descrito. Todos tenemos el deber de cambiar la cultura que ve la existencia de la mujer solamente para nuestro propio placer.

Cuando escuchamos a los hombres hablar sobre las mujere sn forma despectiva, tenemos que desafiar esas opiniones y questionar lo que están tratando de decir como al preguntar “¿cómo se sentirían si escucharas a alguien decir lo mismo acerca de tu novia, mamá o hermana?” En Canadá, en 1989, un hombre llega a un salón de clase y, con una pistola en mano, pone de pie a los hombres y mujeres en lados opuestos del salón y procede a dispararle a las mujeres. Este acto de odio contra las mujeres fue el inicio de un movimiento, uno de hombres que tienen el coraje para ponerse al frente y apoyar a las mujeres y sus derechos  y activamente oponerse al odio contra ellas.Este movimiento ahora está representado e 58 paises, y es llamado “Campaña de Listón Blanco.”

La organización M.I.A., Mujeres Iniciando en las Américas, ha traído esta campaña a Guatemala bajo el nombre de “Hombres Contra Feminicidio.” MIA esta presentando talleres educativos de Hombres Contra Feminicido en esculas de primaria, secundaria, la USAC y la Academia de la Policia Nacional Civil. Estos talleres tienen una duracion de una a dos horas por 10 semanas y brindan a los participantes, hombres y mujeres, de la oportunidad de examinar sus creencias y actitudes sobre sexualidad y roles de género. Por ejemplo, un ejercicio titulado “Los hombres deberían… Las mujeres deberían…” comienza por definir, de parte de los participanes, las expectativas en nuestra sociedad para los hombres y las mujeres.

Estas expectativas se escriben en la pizarra. Los participantes conversan sobre lo que sucede cuando las mujeres no cumplen con éstas, que tipo de etiqueta usamos para describir a las mujeres que hacen cosas que “no se esperan de una mujer.” La misma pregunta se hace respecto a los hombres: los juzgamos, les insultamos si no cumplen con las expectativas? Como tratamos a las personas que no cumplen con las normas? El curriculo que MIA utiliza fue desarrollado por la Campaña de Listón Blanco y traducido al español por MIA. Cuando las personas examinan con honestidad sus actitudes y creencias sobre la sexualidad y roles de género, cambios profundos ocurren en el participante.

Cuando hablamos sobre las actitudes y creencias que tenemos sobre los roles de las mujeres y hombres en nuestra sociedad, las profundas inequidades en las expectativas se revelan. Guatemala tiene una historia terrible de violencia de género e impunidad que viene desde la época de la colonia, de acuerdoo a Catherine Komisaruk in “Relatos de Violación, la Violación Calla: Violencia Sexual y Testimonios Judiciales en Guatemala Colonial.” En la ley colonial, la violación sexual no era un crimen, excepto cuando el acto sexual era forzado en “virgenes, monjas oo viudas que viven decentemente.” Con el tiempo la ley estableció por decreto real eliminar la distinción arriba mencionada de sexo forzado y bajo consentimiento.

Durante la colonia, si un hombre era juzgado por sexo forzado, el crimen era el tomar virginadad de la mujer (o en su mayoría, niñas). La violencia y el consentimiento de la mujer no eran importantes en la ley colonial, lo que nos dice que la impunidad que vemos hoy en día en Guatemala ya se había previsto durante la colonia. Algo más reciente, durante los 36 años de guerra civil, la violación sexual fué usada como una herramienta de castigo, para atemorizar y desmoralizar a la población. Durante este tiempo, muchos guatemaltecos fueron expuestos a of fueron victimas de, violaciones sexuales u otros actos violentos. Los efectos por estar expuesto a violencia extrema, ya sea como testigo, victima o perpetrador, son reconocidos causas de daño psicológico a largo plazo. Estudios sobre este tipo de daño psicológico, incluyendo “trastorno por estrés postraumático,” demuestra que tales efectos pueden ser pesadillas, noches de insomnio y analepsis.

Personas expuestas a eventos extremos pueden mostrar impulses violentos por muchos años tras el evento. Los Acuerdos de Paz de 1996 con los que se terminó la guerra civil prometen la construcción de una nación próspera donde las mujeres tienen igualdad de derechos y vos en nuestra sociedad. Estas promesas aun están muy lejos de que se cumplan. Las deficiencies en la ley y el sistema de justicia que aplica estas leyes son mencionadas anteriormente. Pero para poder crear igualdad de oportunidades y derechos para las mujeres se requiere mas que leyes y su aplicación. Esto requiere de la construcción de un movimiento para cambiarlas actitudes enraizadas de desigualdad de los sexos. Para ser más específico, los Acuerdos de Paz dicen: “El Gobierno toma en cuenta la situación económica y social de la mujer como parte de las estrategias de desarrollo, programas y planes y para entrenamiento de personal civil como parte de tratar este asunto.” (Acuerdo Socioeconómico, 1.B.13)

MIA ha comenzado un movimiento con los talleres que cambia el pensar y actuar de sus participantes para así alcanzar una justicia e igualdad social para las mujeres, tal y como se describe en los Acuerdos de Paz. Pero esto talleres solo pueden llegar a un limitado número de personas cuando son impartidos por una pequeña ONG como MIA. Hasta este momento, las intervensionas más exitosas con hombres y niños han sido por intervension de una ONG, limitando la duración y teniendo una cobertura de alrededor de mil personas. Lo que se necesita para poder alcanzar los objetivos de los Acuerdos de Paz es integrar estos talleres, campañas y otras actividades similares a las actividades sociales de largo alcance como las escuelas públicas y el mundo de los deportes. Esto es lo que se necesita verdaderamente para cambiar la desigualdad de género.

A pesar que muchos hombres creen en que las mujeres deben tener igualdad de derechos y voz en asuntos sociales,  el involucramiento por parte de ellos para promover los cambios aun no esta ahí. Nosotros, los hombres, tenemos herramientas para ayudar a regar la voz por medio de la escritura de editoriales como éste o escribiendo cartas a los editores de periódicos locales.  Como hombre que es parte de este movimiento que crece, hombres con poder como en los deportes, actores, politicos y músicos que respaldan esta causa podemos mover a las masas via conferencias de prensa y eventos especiales de concientización que cuenten con la cobertura de los medios. Estos hombres pueden usar su carisma y credibilidad para abogar en favor del trabajo que se necesita por parte de los hombres y niños para tener una sociedad con más igualdad de género.

En los EE.UU hubo un estigma muy grande contra el VIH/SIDA, hasta que la estrella de baloncesto, Magic Johnson, anunció publicamente que tenia la enfermedad. Desde ese entonces, el estigma contra la enfermedad ha disminuído considerablemente. A los hombres que apoyan el movimiento en pro de los derechos de las mujeres constantemente se les señala de ser homosexuales porque se “cree” que se es menos hombre si se apoya el movimiento de mujeres. Hay un estigma social contra los hombres que apoyan los derechos de las mujeres. Para que este estigma comienze a desaparecer, se requiere del apoyo público de unos cuantos hombres reconocidos a los cuales su masculinidad no se le cuestione.

La estructura del estigma contra  los hombres que apoyan los derechos de las mujeres comenzará a desaparecer rapidamente ya que no tendrá base en la realidad. Nosotros hemos estado trabajando para hacer los contactos necesarios e introducir este curriculo en el pensum de estudios del sistema educativo nacional, llevar los talleres a los centros que educan al población que llevará a cabo los ideales de los Acuerdos de Paz. Por el momento no hemos tenido suerte con los contactos. Nos encontramos en constante busqueda de acercamientos con personal de alto rango dentro del Gobierno y el Ministerio de Educación y presentarles nuestro trabajo y sus resultados exitosos.

Nosotros también trabajamos para conseguir fondos económicos para nuestra ONG. Existen muchas organizaciones que dan dinero a programas que directamente benefician a las mujeres. Una de las dificultades que encontramos es la de convencer a las personas que nuestro programa beneficia directamente a las mujeres. Estas ONGs y sus programas orientados a las mujeres no muestran interés porque el nuestro se enfoca en educar al hombre y al niño. Muchas fundaciones que apoyan a las ONGs solo lo hacen si los programas benefician a mujeres y niñas y su potencial de “liderazgo.” La Campaña Hombres Contra Feminicidio se alinea con esto: al encuadrar el feminicidio como un problema que también es del hombre y al atacar las causas desde su raíz con educación, al final de cuentas beneficia a las mujeres y niñas y su potencial como líderes. La IMPRESIÓN que puede dejar la lectura sobre nuestro programa es que es para beneficiar primeramente a los hombres y niños.

La REALIDAD  es que nos beneficia a todos. Este es un problema grande cuando visto desde el pensamiento feminista; muchas veces el lenguaje utilizado en las campañas parece ser orientado a las mujeres, sin reconocer que lo que hace a las mujeres fuertes también aplica para los hombres. De acuerdo a los Acuerdos de Paz, “la participación activa de las mujeres es escencial para el desarrollo económico y social de Guatemala, y el Estado tiene la obligación de promover la eliminación de todas las formas de discriminación contra las mujeres.” (Acuerdo Socioeconómico, 1.B.11) Creemos que esa tarea no es solo del Estado, sino de todas y cada una de las personas.

Week Two

By Marina Wood

Paulina and Guiby doing the personal space exercise
Paulina and Guiby doing the personal space exercise

This week was super exciting because it included the first day of the Revolutionary Filmmaking Project, Guatemala, one of the most exciting parts being that I got to meet the students and the mentors who would be helping me. Me and the mentors met two hours before class to go over the day’s schedule and get to know each other. Olga, Paulina, Negli and my friend Emmi are my four mentors, all with diverse interests and experiences and all either are working on their master’s degrees or have them. Luckily Olga speaks good English so when I stumble on certain words I have help. When class started we began with a simple icebreaker and an introduction to MIA and the mentors. Though almost all of the students have been through at least half of MIA’s Hombres Contra Feminicidio campaign and understand gender, I always like to start with a shared definition. Olga facilitated a lively conversation about what gender is and we provided a definition: “The culturally specific presentation of masculinity or femininity.”

 

Genderless Crush exercize in pairs
Genderless Crush exercize in pairs

Our first activity was something called “Genderless Crush,” an activity we used at the Queer Resource Center of the Claremont Colleges. The activity is done in partners and each student takes turns describing someone they have a crush on without using gendered language or adjectives. The reasoning behind the activity is to understand just how gendered our language is as well as understand the heterosexual privilege of being able to talk about one’s love interest in public without fear. Then we talked more in depth about gender and learned the difference between gender, sex, gender identity, gender roles, gender attribution and gender expression.

Afterward we did the string exercise, an activity meant to teach the class about the importance of believing and supporting survivors of sexual assault. After that we introduced the basics of Feminist Film Theory and Revolutionary Film Theory. The last activities were centered around the idea of consent. We did three separate activities in which we had to tell someone not to touch us, ask someone if we can touch them, and determine at which point our personal space was violated.

We ended with reflections, questions, comments and homework assignment. The very last thing we did was each person had to say one positive thing either in general or about the day.

 

String exercise
String exercise

After the super duper exciting Saturday and after a very long and sleepless week of preparation, I decided to take my Sunday to the lake and visit a friend. It took a 20 minute taxi ride, a 3 hour long bus ride, a 5 minute long Tuk Tuk ride and a 10 minute boat ride to get there. On the way home the next day I just took one bus and one taxi, but I realized that its not too much of a vacation considering how much time and energy it takes to get there and back. Either way, it was very nice to get away.

Then on Wednesday I facilitated two classes on sexual harassment which went really well and on Thursday I facilitated three classes on healthy dating, all at the University of San Carlos. Though Yohanna, the co-facilitator for Thursdays wasn’t present, she previously invited me to go see live Trova music with her in zone 4 so I decided that I would go. I took a yellow cab and met up with her and her friend Luis and though I felt left out since the entire audience knew the words to most every song, I had a great time since I love live music and Trova is a beautiful genre since it is based on leftist politics.

On Friday I prepared for Saturday all day and then at night had a night out on the town with my friend Jenny. We also saw live music, but it was rock, and it was kinda cheesy but I guess her friend Ana was dating the guitarist. Tomorrow is going to be a blast with the Film Project because we are talking about sex.

 

Lakeview from Cafe Atitlan
Lakeview from Cafe Atitlan

Movie Project – week 1

By Marina Wood

 

At Claro, the phone/internet company.  Going there is just like going to the DMV.  I was excited because my number was my area code in California.

 

Some graffiti I found fitting for the video project “Art is a way to express your feelings, to follow your heart”

 

My poor towel.

……………………………………………………………………………………………………………..

Marina Wood recently graduated from Claremont Graduate University in California with a Masters in Cultural Studies and Media Studies.  She holds a Bachelors in Women’s Studies from Long Beach State University and is a California State Certified Rape Crisis Counselor and trained prevention educator and facilitator.  Marina has been volunteering with MIA for four years and, in 2009, she co-facilitated the Hombres Contra Feminicidio (HCF) campaign in Guatemala for 10 weeks.  She decided to return to MIA and Guatemala to both help with HCF and to launch a pilot media justice project, “The Revolutionary Filmmaking Project, Guatemala” which provides hands-on film making classes designed to introduce youth to the art and craft of film making.

 

Week One: August 14-19

By Marina Wood

Blog 1: Week One

Here I am again in Guatemala City! Two years ago I came to Guatemala thinking “what the heck have I gotten myself into…?” and today I am here again with much more confidence but a similar feeling of being overwhelmed. Why overwhelmed? Well, let me make one thing clear: it is virtually impossible to make things go the way you plan. What with the rain, the busses, the fair weather taxi drivers (meaning it is only safe to use a taxi driver you know personally, and they aren’t always available), the pre-paid phones that cause people not to want to use minutes, the lack of internet in many households, the danger, … I mean I could go on and on. But regardless of certain setbacks, upsets, and changes, I am incredibly happy with the way the week has gone.

First of all, I got here August 14 in the evening. This time around I am working side by side with Lucia Munoz, the founder and director of MIA, Mujeres Iniciando en las Americas, so we spent the evening catching up and going over out schedule for the week. I arrived by way of Nicaragua for a two week medical mission, so this time it took much less time to get accustomed to the different lifestyle and language. The next day few days I spent organizing paperwork, my room, getting groceries, putting minutes on my phone, buying an internet USB, getting hangers, and creating power point presentations for classes I would be facilitating on Wednesday and Thursday. I also managed to almost burn the apartment down when I plugged in a lamp I wasn’t sure worked and walked away, not realizing it was on and my favorite towel was drying on top of it. Needless to say, nothing burned except a piece of towely.

Just looked at my first blog to see where I left off and realized I didn’t send it! Here is blog #1 below:

Wednesday I facilitated a course at the University of San Carlos (USAC) on Aggressive, Passive and Assertive Communication in the morning with the support of Lucia and in the afternoon I co-facilitated the same course with a young student named Yohanna. The classes were receptive and I felt welcome immediately, which is good because I am basically coming in halfway through their 10 week session on David’s heels. The next day I co-facilitated two courses to two new classes at the USAC on sexual harassment. This was great since I was able to use some material from the White Ribbon Campaign manual and some from my old job at the Sexual Assault Crisis Agency. However, it was a difficult subject to broach since there really isn’t a culture of sexual harassment training in Guatemala like there is in the United States. Though the students said that sexual harassment is a daily reality, by the end of class we were able to recognize that just because it is common does not mean it is acceptable.

Thursday and Friday I spent preparing for Saturday, which would be our first day of a Film Project I created under the umbrella of MIA. I have been excited about this project for months and used Kickstarter (http://www.kickstarter.com/projects/marinawood/the-revolutionary-filmmaking-project-guatemala?ref=activity) to fundraise for cameras for the students to use and MIA’s amazing lifelong volunteer Daniel Velasquez got some computers donated for them to edit on. I have been collecting reading material and workshops for what feels like forever, but the tedious parts for me are translating and brainstorming. Luckily I found a bilingual volunteer named Abner to help me and we burned the midnight oil finalizing the day’s plan for Saturday.